En español,  construir lugares, el «placemaking» es un método de regeneración urbana centrado en los propios vecinos y vecinas.

Project for Public Spaces ha sido la entidad que ha puesto en marcha este concepto en la ciudad estadounidense. Fundada en 1975 con el objetivo de expandir las ideas de William H. Whyte, uno de los padres del placemaking, la organización sin ánimo de lucro desarrolla proyectos que animan a la ciudadanía a aprovechar los espacios públicos que componen su barrio con el fin de mejorar la zona en la que residen y sentirse identificados con la misma.

project-for-public-spaces

El espacio público y los vecinos y vecinas que componen un barrio son los protagonistas del placemaking. Sus teóricos consideran que la mejor forma de que la ciudadanía cree un vínculo con el lugar en el que residen consiste en utilizar los espacios públicos, y quiénes mejor que los vecinos y vecinas del distrito para decidir qué hacer en tales espacios.

Así lo entendió el Ayuntamiento de Santa María de Guía cuando decidió poner en marcha el proceso participativo de Las Plazas que sueñas, creas y vives.

Escuchar a la ciudadanía, convertirla en el objetivo de la mejora de un barrio y atender a sus iniciativas forman parte de las señas de identidad del placemaking. Un método urbanístico que pone de manifiesto la capacidad que tiene el espacio público de crear lazos entre la población y mejorar la vida de una ciudad. Una ciudad que debe de estar en permanente transformación, como sus gentes.


Este artículo basado en uno previamente publicado en Seres Urbanos (Blogs El País) el día 20 de julio de 2015.